Aprendé y disfrutá

Aprendé y disfrutá
  1. Inicio >
  2. Aprendé y disfrutá

Jardinería de pequeños espacios30/7/2018

El Maravilloso Mundo de las Suculentas

El Maravilloso Mundo de las Suculentas
Patricia Chiesa
Técnica Universitaria en Floricultura FAUBA - Profesora NeuroSicoEducadora

 

Cuando para muchas personas, el invierno es una estación que los aleja del jardín, los amantes de las suculentas podemos aprovechar estos días, entre otras cosas, para deslumbrarnos con las tonalidades que ellas van adquiriendo a medida que bajan las temperaturas. Es la época de los colores intensos y los contrastes, de floraciones tempranas o a veces tardías, de tomarnos el tiempo necesario para mimarlas y agradecerles cuanto nos brindan.

 

Tareas de Invierno

Con la llegada del frío, la mayoría de las plantas reducen su actividad metabólica y esto no es ajeno a nuestras suculentas. Sin embargo, podemos utilizar esta época para ocuparnos de que la llegada de la primavera las encuentre nutridas y con las defensas altas para retomar su crecimiento y desarrollo y, al estar más fuertes, evitar que el calor agobiante del verano las estrese por demás.

 

Protocolo de Trabajo.

Tanto para aquellos que tienen muchas plantas como para quienes recién empiezan, el orden en nuestro lugar y la planificación de las tareas a realizar debe ser nuestra prioridad si queremos disfrutar de plantas sanas sin la necesidad de recurrir todo el tiempo al uso de insecticidas y fungicidas. Si, aunque parezca raro, si nuestras plantas están bien ubicadas, bien nutridas y podemos monitorearlas periódicamente, la aparición de plagas y/o enfermedades se reduce a niveles prácticamente inofensivos.

 

Limpieza del Lugar

Orden y Limpieza - © Pat Ch

 

Si bien la limpieza del sector debe ser realizada con regularidad, esta época es el momento oportuno para realizar una limpieza profunda y desinfectar el lugar y, de ser necesario, volver a pintar el sector.

 

Re-ubicación

La planificación de la ubicación de nuestras plantas es primordial y hacerlo bien incurrirá en una disminución del tiempo de trabajo a posteriori. No solo deberíamos ubicarlas en la zona propicia en cuanto a luz, temperatura y humedad concierne, sino también en cuanto a los riegos y la sanidad. Agrupar las plantas que reciben riegos más regulares o son resistentes a las lluvias por un lado, dedicar un sector a aquellas que son más susceptibles, por ejemplo, a ser atacadas por cochinilla y otro a las propensas a ser atacadas por hongos. De esta manera, al sectorizar el espacio, las tareas se simplifican y podemos controlar con facilidad el desarrollo de cada ejemplar.

 

Cambio de Sustrato, limpieza y embellecimiento de ejemplares.

Para quienes no usan fertilizantes de síntesis química artificial, el cambio anual de sustrato es fundamental. Para aprovechar al máximo nuestro tiempo, es conveniente disponer de todo el material que vamos a utilizar antes de proceder a la tarea en sí misma. Preparar el sustrato, y tener a mano las herramientas necesarias: tijeras, palitas, solución desinfectante para las herramientas y productos para sellar los cortes en las plantas, cartelitos para identificar cada ejemplar y un registro escrito de cuando realizamos esta tarea.

 

© Pat Ch

 

Una vez que retiramos el ejemplar de la maceta, aprovecharemos para controlar el estado de sus raíces, removeremos con cuidado las hojas viejas, controlaremos que no haya algún intruso acechando y volveremos a enmacetar. Si el volumen de raíces no ha crecido en demasía, podemos re utilizar el mismo contenedor.

 

© Pat Ch

 

En esta época es primordial tener sumo cuidado de no dañar los tejidos para evitar que la planta sea afectada por hongos. Si encontramos hijuelos, queremos descabezar alguna planta o dividirla, se aconseja hacerlo y luego esperar unos días antes de volverla a enmacetar. Una vez realizada la tarea de separación de hijuelos y/o descabezado, debemos sellar los cortes y luego dejar tanto la planta madre como los esquejes cosechados en lugar seco hasta que las heridas ocasionadas durante estas tareas hayan cicatrizado. Después de unos días volver a enmacetar y/o poner a enraizar.

 

© Pat Ch

 

También es la época para podar o dar forma a aquellas plantas que han crecido en exceso y para quitar los escapos o varas florales que son una de las primeras estructuras en ser atacadas por pulgones y cochinillas.

 

Cortar Escapos y Varas Florales © Pat Ch

Monitoreo Constante

Disfrutar de ejemplares sanos y bellos es nuestro objetivo. Para ello es importante recordar que nuestras plantas son seres vivos que requieren nuestra atención a través de un mantenimiento regular y un monitoreo constante que satisfaga sus necesidades básicas y nos mantenga alertas ante cualquier eventualidad. Por eso es imprescindible sistematizar las tareas para no abarrotarnos de trabajo en la época de crecimiento activo, cuando las mismas están más susceptibles a ser atacadas por plagas y enfermedades. Como en todos los casos, siempre es más beneficioso prevenir que curar. Aún tenemos suficiente tiempo para dedicarles. Manos a la Obra!!!

   

Suscribite a nuestro Newsletter para obtener las novedades de Terrafertil

* indicates required