Aprendé y disfrutá

Aprendé y disfrutá
  1. Inicio >
  2. Aprendé y disfrutá

Mundo Suculentas15/6/2018

El Maravilloso Mundo de las Suculentas

El Maravilloso Mundo de las Suculentas
Patricia Chiesa
Técnica Universitaria en Floricultura FAUBA - Profesora NeuroSicoEducadora

 

¡Bellas! ¡Bellas por donde se las mire! Pero para poder disfrutar estos colores, estas texturas y esta sanidad tenemos que aprender a cuidarlas.

 

© Pat Ch

 

En la entrega anterior hablamos de la importancia de conocer el lugar de origen de cada planta para poder replicar las condiciones tanto climáticas como edáficas. Ya aprendimos a formular un sustrato “standard” de cultivo. Hoy vamos a ocuparnos del otro punto fundamental en el crecimiento y desarrollo de nuestros ejemplares: La Luz.

 

En muchísimos libros y cursos de jardinería se menciona la importancia del triángulo “Interrelación Planta - Suelo - Atmósfera”. Esta afirmación simplemente intenta recordarnos que una planta –indistintamente de la familia, género o especie a la que pertenece -necesita para crecer no solo un suelo/sustrato ideal sino también las condiciones climáticas del lugar de donde proviene. Sabemos que dentro del mundo de las suculentas, tenemos especies que necesitan mucho sol, otras no tanto y una importante cantidad deben cultivarse a media sombra. Conocer la cantidad de luz que necesita cada especie nos va a ayudar a saber dónde ubicarlas para que la salud de las mismas no se deteriore tanto por la ausencia como por el exceso de luz.

 

Plantas Etioladas

Una planta etiolada es aquella que por haber sido ubicada en un lugar erróneo -escasa iluminación- se ha estirado en busca de la luz necesaria acorde a sus requerimientos. Desde el punto de vista estético, vemos que al estirarse ha alargado los espacios entrenudos y ha perdido su arquitectura, en algunos casos al punto de tornarse imposible saber que especie es.

 

Echeveria Set Oliver con arquitectura normal © Pat Ch

 

En casi todos los casos es también notorio el cambio tanto del color de sus hojas -las cuales se tornan mucho más claras- como del grosor de las mismas -hojas más delgadas y en ocasiones más alargadas.
Pero más allá de la perdida de la forma y del color, lo más importante es el estado sanitario de la misma. Una planta etiolada ha usado sus reservas energéticas para poder estirarse en busca de la luz y, por ende, estará mucho más débil y susceptible a ser atacada por plagas/enfermedades. Una planta etiolada no florecerá o lo hará con flores más pequeñas y no es extraño que la misma, luego de la floración, se deteriore al punto de colapsar. En la foto N° 5 vemos 3 ejemplares de Aeonium Blushing Beauty. A los efectos de realizar el ensayo que demuestre como incide la luz en el crecimiento y desarrollo de las plantas, los mismos fueron ubicados en 3 lugares con distinta cantidad de iluminación por un corto lapso de tiempo. A simple vista puede observarse como el ejemplar de la izquierda ha crecido manteniendo su forma y su color. Es una planta compacta y fuerte. El ejemplar del centro muestra una roseta ya no tan compacta con hojas con una tonalidad más clara. Mientras que en el ejemplar de la derecha las hojas han cambiado totalmente de color, la roseta ha perdido su forma y se ha alargado en busca de la luz. También es notorio ver como los dos primeros ejemplares han desarrollado rosetas en torno a la roseta principal lo cual no ha sucedido en el ejemplar de la derecha, quizás por la ausencia de energía para poder hacerlo.

 

© Pat Ch

 

¿Qué podemos hacer?

Antes que nada tenemos que saber que el fenómeno de etiolación es irreversible pero aun así podemos salvar la planta. En primera instancia, debemos realizar un corte para remover el 75% del tallo etiolado, sellar el corte y cambiar el sustrato por uno rico en nutrientes. Tenemos que dejar que la planta se vaya recuperando lentamente porque el corte y el cambio de sustrato son dos situaciones traumáticas que se sumaran al estado de estrés en la cual se encontraba. Es conveniente realizar esta operación en el mes de abril, cuando la temperatura comience a descender pero aun queden días de clima templado para permitirle a la planta recuperarse.

 

© Pat Ch

 

Una vez realizada la operación, colocar la planta en un lugar luminoso por unos días y de a poco ir ubicándola en lugares con mayor iluminación, hasta llegar a la ubicación ideal para la especie. En este caso, la Echeveria Set Oliver necesita una exposición a pleno sol para crecer saludablemente. Veremos como de a poco, las nuevas hojas crecerán recuperando su forma y su color original hasta convertirse en una planta fuerte y bonita.

 

© Pat Ch

 

Si tenemos dudas sobre el estado de alguna de nuestras plantas, si creemos que puede estar etiolada, debemos consultar con especialistas en el tema o bien, si sabemos el nombre de la misma, buscar en sitios confiables en internet fotos de la misma especie para comparar su forma y su color. Cada una de nuestras plantas es única y merece que le devolvamos, con los cuidados necesarios, todo lo lindo que ellas nos brindan día a día.

   

Suscribite a nuestro Newsletter para obtener las novedades de Terrafertil

* indicates required