1. Inicio >
  2. Aprendé y disfrutá

Jardinería de contenedores10/1/2018

El Maravilloso Mundo de las Suculentas

El Maravilloso Mundo de las Suculentas
Patricia Chiesa
Técnica Universitaria en Floricultura FAUBA - Profesora NeuroSicoEducadora

 

Con sus formas tan variadas, sus texturas increíbles y sus colores soñados, las plantas suculentas nos ofrecen un sinfín de posibilidades a la hora de embellecer nuestros patios y jardines.

 

Suculentas © Pat Ch

 

Desde pequeñas rosetas acaules como la Echeveria prolífica hasta especies arbustivas como el Sedum praealtum. Desde el gris inmaculado de la Echeveria runyonii pasando por la gran variedad de tonos de verde de las Haworthias, el borravino del Aeonium “Blushing Beauty” o el variegado del Aeonium Sunburst, las “sucus” son un deleite para las manos creativas de quien se anime a incursionar en este vasto y maravilloso segmento del Mundo Vegetal.

 

Echeveria Runyoni © Pat Ch

 

Aeonium 'Blushing Beauty' © Pat Ch

 

Las miles de especies de Crasas -otro nombre muy utilizado para denominar a las Suculentas- se agrupan en géneros y luego estos géneros se ubican en alguna de las 9 familias que conforman el mundo suculento.

 

La mayoría pertenece a las familias de las Aizoáceas, las Cactáceas, las Crasuláceas y las Euphorbiáceas con más de mil especies cada una.

 

De todas las familias de suculentas, una sola: la Cactaceae engloba la más de 1500 especies de cactus conocidos, entre ellos los géneros Cereus, Mammillaria y Parodia así como también los cactus epífitos como Rhipsalis.

 

Es por este motivo que podemos decir que “Todos los cactus son suculentas pero no todas las suculentas son cactus.”

 

Sobrevivientes de zonas asediadas por cambios climáticos extremos, estas plantas se vieron forzadas a modificar su morfología y fisiología para seguir viviendo. Engrosando sus tejidos para acumular agua, cubriendo su epidermis con vellosidades o ceras o transformando sus hojas en espinas para evitar deshidratarse, ellas son un ejemplo de fortaleza y tenacidad.

 

Echeveria pulvinata Frosty © Pat Ch

 

Pero quizás lo más significativo es el humilde cuidado que requieren en relación a la belleza que otorgan.
Aun cuando muchas especies pueden cultivarse al aire libre y se benefician con la llegada de las lluvias, en términos generales, las suculentas requieren un riego semanal profundo y un sustrato con la porosidad necesaria para que el exceso de agua drene rápido y así evitar el encharcamiento.

 

Echeveria nodulosa © Pat Ch

 

Este sustrato requiere de componentes de calidad para poder brindarle a nuestras plantas, además del sostén y del agua, los nutrientes necesarios para que crezcan sanas y bellas. Las mezclas incluyen, entre otros materiales, la arcilla, la resaca y arenas de distinta granulometría en diferentes proporciones de acuerdo a las necesidades de cada especie y al lugar en donde vamos a cultivarlas. Crestadas, variegadas, cubiertas de pruina. Creciendo al sol o a la sombra. En macetas, rocallas o directamente en el suelo. Solas o en composiciones. Lo cierto es que una vez que ingresan a nuestro jardín, las “sucus” se apoderan de nuestro corazón. En estas entregas iremos adentrándonos en su mundo para conocerlas y aprender a cultivarlas y así retribuirles con nuestros cuidados un poquito de todo ese placer que ellas nos otorgan.

   

Consejo Terrafertil ®

Aquí vas a encontrar consejos específicos para cada producto. Vas a conocer más sobre sus beneficios y aprender a utilizarlos correctamente.

Conocé Nuestra Fábrica